CONTACTO para ADOPTAR o ACOGER

aleva.gatigos@gmail.com

http://aleva.orgfree.com/

27.7.07

historia de una gatita con deficiencia visual

Ésta es Cloe, nuestra gatita con deficiencia visual.
Cloe nació en casa de la Sra Antonia. Nos dimos cuenta que tenía los ojitos blancos. No veía nada. Tenía escasas 4 semanas cuando la llevamos a nuestra veterinaria y nos dijo que efectivamente era ciega debido a un virus, pero que con paciencia quizá recuperaría algo de vista.
No lo pensamos dos veces y la llevamos a casa con Lucero, nuestra otra monstruita.
Cloe no tardó en adaptarse a nosotros tres, a pesar de sus pocos días y su deficiencia.
Los primeros días estaba muy desnutrida, al ser ciega, estaba en desventaja y comía mucho menos que sus hermanitos. Pobrecita, se tambaleaba cuando caminaba y casi ni se le aguantaba la cabeza en pie.
Durante las 3 primeras semanas de medicación no veía nada de nada. Caminaba a tientas y aunque no se dio ningún golpe, se le veía insegura. Pero no tardó en acostumbrarse a la casa, y se la sabía de memoria.
Es curioso cómo un gatito tan pequeño puede apañárselas tan bien.
Hacia las tres semanas de tratamiento (aprox su séptima semana), notamos cómo algo veía. Le dimos una pelota y empezó a jugar con ella, y cuando se le escapaba, se iba hacia ella. Y bueno, ahora distingue cordones, bolitas, casi de todo ya.
Ahora ya mide 43 cm y pesa más de medio quilo. Está fuerte, y muy juguetona.
Cloe no tiene los ojos verdes ni azules ni amarillos cómo un gato normal. Los tiene negros. Y sabemos que no ve tan nítido cómo cualquier otro gato. Pero es preciosa.
Estamos muy muy contentos de tenerla en casa.
Al principio pensamos que sería muy difícil tanto para Lucero, cómo para Cloe cómo para nosotros. Pero nos equivocamos.
Lucero está muy contenta de tenerla. En ningún momento la ha rechazado. Al contrario. Le ha enseñado a beber, a comer, a hacer sus necesidades en su cajita, y lo peor de todo, a ser un monstruito.
Los primeros días en casa tuvimos que estar muy encima, pero sinceramente creo, que el trabajo venía por tener una gata de 4 semanas acabada de destetar, costipada y con hongos, que por un ser una gata ciega (es que la pobre lo tenía todo).
Aunque sé que Cloe ahora puede ver sombras, estoy segura que si no hubiera recuperado nada de vista, no hubiera sido nada difícil tenerla en casa. Los gatos son súmamente listos.
Cada día estamos más contentos de haber tomado la decisión de adoptarla.
Ahora tenemos dos monstruos en casa que juegan, saltan, comen, beben, muerden... son divertidísimas!